Puente caído por muchos años hoy es una realidad para el bienestar de Bucay

La prefecta Susana González inspeccionó los trabajos finales del viaducto que une el área urbana con sectores turísticos, agrícola y ganadero.

La movilidad y la calidad de vida cambió de un momento a otro para bienestar de miles de moradores del sector rural del cantón Bucay, con el nuevo puente sobre el río Chagüe.
Por más de siete años la movilidad de personas y productos por dicho sector se vio gravemente afectada, pues el puente estaba a punto de caer del todo al lecho del río. Sin embargo hoy la realidad es distinta, , pues, desde que Susana González asumió su cargo como primera autoridad de la provincia decidió atender este clamor de los habitantes de Bucay.
La prefecta Susana González y el alcalde Gregorio Rodríguez recorrieron la obra para supervisar los trabajos finales del puente que será inaugurado los próximos días.
“Estamos recorriendo un puente que estuvo casi ocho años caído. Un puente que separaba a Bucay no solo con la comunidad Shuar, que es un centro turístico, sino con toda su zona productiva como San Alonso, San Antonio, Los Naranjos desde donde sale la producción de Bucay hacia el resto del país”, expresó González.
Destacó que el puente se hizo por la predisposición y voluntad de hacer un convenio con el Municipio de Bucay con un aporte de USD 120.000 y que beneficiará a más de 6.000 personas que viven en recintos y comunidades de la zona.
“Esta obra, que es el puente y la vía de entrada y salida de más de 400 metros, fue subida a proceso el 16 de octubre y hoy ya es una realidad. Celebro la alegría que hoy tiene la comunidad porque es parte del renacer del Guayas”, acotó la primera autoridad provincial.
Para Gregorio Rodríguez, alcalde de Bucay, la prontitud y eficiencia en los trabajos realizados es la muestra de que la planificación en Guayas no es al libre albedrío sino fruto de una de una planificación, donde se ha priorizado temas que tienen que ver con el desarrollo agrícola y turístico de la provincia.
“La comunidad está contenta porque por fin han cambiado su forma de vivir, porque para ellos la época de invierno era insoportable y si tenían una emergencia debían ir a dar la vuelta unos cuantos kilómetros y podía ser la diferencia entre la vida y la muerte en caso de accidente. El puente por el que esperaron por 7 años quedó atrás, cuyos vestigios servían para que los vehículos puedan pasar cuando las condiciones del río lo permitían”, dijo el Burgomaestre.
Muy emocionada María Espinoza, habitante del recinto San Alfonso del Limón, ubicado a un kilómetro del puente, dijo que ya es historia la época en que sufrieron por años cruzando sobre el agua, arriesgando la vida sin poder sacar los productos como cacao, banano, yuca, etc., por la dificultad del puente. “Esto era muy crítico porque para salir debíamos dar una vuelta por otro lado que tomaba de 30 a 40 minutos. Ahora son apenas 10 minutos en un paso en buenas condiciones. Gracias a Dios, a la Prefecta y al Alcalde el puente hoy es una realidad”.
Mediante un convenio entre la Prefectura del Guayas y el Municipio de Bucay se logró en muy poco tiempo reemplazar el viejo puente a punto de caer, colapsado por la creciente del afluente, por uno nuevo de tipo Bailey.

Ir al contenido