Gobierno del Guayas ofreció capacitación y juegos a Adultos mayores en Samborondón

8
  • Unos 60 Adultos Mayores se beneficiaron de las capacitaciones y juegos en el cantón Samborondón.
  • Los beneficiarios pertenecen a los grupos de ayuda Mis Años Dorados y Cana de Experiencias.

Una jornada de capacitación y juegos lúdicos ofreció este lunes 25 de noviembre el Gobierno del Guayas a unos 60 adultos mayores del cantón Samborondón, como parte de su programa ‘La Ruta de la Alegría’, a cargo de la Dirección de Equidad y Género.

Las actividades se desarrollaron en el Complejo de Uso Múltiple del Municipio local, situado en el Malecón del mencionado cantón. Entre los participantes estuvieron miembros de los grupos Mis Años Dorados y Cana de Experiencias, de ambos sexos.

Durante el evento, los beneficiarios recibieron charlas sobre la buena alimentación y las propiedades de los comestibles para contrarrestar los efectos degenerativos de enfermedades como la diabetes e hipertensión, así como información sobre sus derechos y realizaron dinámicas con juegos lúdicos de motricidad y habilidad mental.

Carlos Castañeda, de 91 años, fue uno de los entusiastas participantes, en las diversas actividades programadas por los organizadores. “Les agradezco a esta comitiva que ha enviado el prefecto Carlos Luis Morales, que por primera vez en la historia nos están tomando en cuenta a quienes hemos sido pilares de nuestras familias”, dijo el hombre ante todos los presentes.

Lucas Salazar Yépez, de 70 años, demostró su buen pulso al jugar amontonando bloquecitos de madera uno sobre otros. “Me gustó mucho, pero al final se me derrumbó porque saqué un bloque que no debía y perdí, pero me divertí mucho”, confesó Salazar.

Patricia Pico, de 70 años, puso en juego su retención y memoria al adivinar por varias ocasiones la posición de cartas pares. “Se me hizo fácil porque yo estoy estudiando mi bachillerato”, contó la mujer, mientras explicaba que estos juegos la estimulan y ayudan a mantener activa su memoria, para seguir recibiendo sus clases por las tardes en la Unidad Educativa Juan Montalvo. Está feliz porque en tres meses cumplirá su sueño de ser bachiller de la República, lo cual no había podido alcanzar por falta de recursos económicos.